2017/03/20

Amores Violentos - Psicología Malena Lede




El sadismo en términos psicoanalíticos es la perversión sexual que busca la satisfacción a través del sufrimiento o la humillación del otro o de uno mismo; o sea la asociación de la lujuria con la crueldad y la violencia ejercida sobre uno mismo o sobre el otro.

Tanto el sadismo como el masoquismo son perversiones complementarias relacionadas con el sexo, derivadas del conflicto interno (dominio – sumisión) y de la estructuración de la persona (autocastigo); encontrándose ambas en el mismo individuo.

Un sádico es también un masoquista lo que no quita que una de las dos formas predomine sobre la otra, y trascienda el plano de las perversiones porque la actividad del sadismo y la pasividad del masoquismo son parte constitutiva de la vida sexual en general.

La sensación dolorosa y otras sensaciones desagradables se mezclan con la excitación sexual y provocan placer, por lo que se puede encontrar gusto al displacer del dolor.

El origen de la crueldad infantil Freud la atribuye a la pulsión de dominio, que no tendría como objetivo el sufrimiento del otro y que sería la fase previa hacia la compasión y al sadismo pero independiente de la sexualidad.

Con respecto al sadomasoquismo, Freud define al primer objetivo del sadismo como la humillación y el dominio del objeto amoroso por la violencia.

El masoquismo y del sadismo que para Fred representa la transformación de la pulsión de muerte, apunta a destruir al propio sujeto, por lo que es derivada hacia el objeto al servicio de la función sexual.  La pulsión de muerte ya no se satisface con el dominio del objeto sino con su destrucción.

No es casual que tantas relaciones amorosas enfermas terminen con el asesinato del individuo pasivo por el activo o que esa relación perdure a pesar de los sufrimientos.

Tomar conciencia del peligro que significa permanecer al lado de personas violentas es crucial, dado que en general, no pueden controlar sus impulsos y el riesgo de morir en sus manos es muy alto.

Malena Lede - Psicóloga 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!