2017/01/16

Las Crisis - Psicología Malena Lede




Todo cambio significativo en la vida produce una crisis.  La crisis es una  ruptura de lo existente, un quiebre, una encrucijada, que obliga a replantearse nuevamente todo.

La mayoría trata de evitar las crisis por temor al cambio, por eso, no se atreven a arriesgar nada, siguen haciendo siempre lo mismo, sin motivación alguna y sin ganas, acomodados a una rutina que los aliena y hasta los mata.

Pero las crisis son inevitables y constituyen duras pruebas de la que podemos aprender y salir fortalecidos.

El miedo al cambio ensombrece la vida y las desventuras pueden ser vividas como castigos.

Las crisis sin embargo, incluso si nos desvían del camino planeado y nos entregamos a las cosas como vienen, son las que nos van señalando el sentido de nuestra existencia. 

Una crisis es una luz que nos permite ver una nueva oportunidad de crecimiento y nos obliga a cambiar de rumbo.

Es el momento de reflexión que necesitamos para vislumbrar el nuevo sentido de nuestra existencia.
Solamente cuando tocamos fondo es cuando podemos tomar impulso para salir adelante.

Cada uno de nosotros puede darle muchos sentidos a su existencia; porque la vida se juega todos los días y nadie tiene todo lo que desea.  Tampoco hay garantías y la incertidumbre de tener que superar muchas pruebas.

Las pruebas nos sirven para aprender y no hay que desfallecer porque  si elegimos siempre lo bueno y lo mejor, la lucha vale la pena.

El cumplimiento de nuestra misión en esta Tierra se va descubriendo con el paso del tiempo al final del camino, qué es lo que le pude dar yo a la vida y  cuál fue mi huella.

No es tanto lo que hice para mí sino todo lo que tuve oportunidad de hacer para los demás.

Descubrimos así que la vida se recibe para darla o sea que es un legado para la humanidad.

Creer en la vida es una necesidad primaria.

Malena Lede – Psicóloga
Fuente: Programa televisivo “Biblia Diálogo Vigente” – Canal Orbe, entrevista realizada por Marcelo Figueroa al ex Cardenal Jorge Mario Bergoglio y al Rabino Abraham Skorka, de la comunidad Benei Tikvá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!