2014/06/07

Los Misterios de la Magia - Psicología Malena Lede



La magia sobrevive a través del tiempo y sus actos de salón se vuelven místicos porque el hombre no quiere perder la ilusión de ser capaz de lograr lo imposible.

Antiguamente la magia era considerada brujería y se practicaba en reuniones privadas con poco público, pero ahora se trata de una habilidad adquirida con mucho esfuerzo con la ayuda de complicadas y artesanales técnicas, muy apreciada por el público y que habitualmente forma parte de los más acreditados espectáculos que se exhiben en los escenarios de todo el mundo.

El mago Steve Cohen, de Los Angeles, investiga el trabajo de los magos que en otros tiempos se hicieron famosos con sus trucos e intenta recrearlos en esta época.

En 1789 Wolfgang von Kempelen ideó un aparato, mediante el cual un muñeco mecánico era capaz de jugar al ajedrez y ganarle a cualquier jugador profesional de alto nivel; el turco mecánico, pero el turco no pudo sobrevivir a un incendio y su secreto se perdió para siempre.

Posteriormente fueron ideados mecanismos más complicados para dar vida a otros jugadores de ajedrez mecánicos, los cuales sirvieron de inspiración para el desarrollo de lo que serían las futuras computadoras mecánicas.

A principios del siglo XX, Alexander Herrmann, dominaba los escenarios de ambos lados del Atlántico. Su truco más recordado era quemar su asistente y luego hacerla aparecer intacta; o cortarle la cabeza para ponerse a dialogar con ella.

En el siglo XIX, Robert Houdin, el verdadero padre de la magia, fue capaz de desalentar una incipiente revolución en Argelia con su truco del cajón de peso variable; aterrorizando al jefe de los rebeldes, al no ser capaz de levantar del suelo una simple caja vacía, después de haber recibido la influencia hipnótica de Houdin.

Este mago fue el que inspiró a otro famoso mago escapista, Houdini, que adoptó su nombre en honor a él, agregándole sólo una letra.

Steve Cohen prueba su poder hipnótico con un levantador de pesas de más de trescientos kilos. Le muestra la caja de peso variable vacía que apenas pesa dos kilos, lo toca en la frente y el levantador de pesas no puede levantarla porque parece clavada en el piso.

Steve logra despojar de su fuerza a un hombre forzudo y hacerlo sentir vulnerable frente a los demás.

Se cree que la magia nació en la India, en el siglo XIV, donde los magos eran los faquires.

Estos hombres eran capaces de hacer crecer una planta en sólo un segundo, de encantar serpientes y de llevar a cabo su truco más famoso que era el de la cuerda, que después de unos pases mágicos, se eleva a gran altura, se torna rígida haciendo posible que por ella suba un niño hasta la punta.

Steve se interesa por el secreto de un truco muy peligroso, el de la bala atrapada practicado por los magos más famosos desde el siglo XVI.

El mago Chung Ling Tsu, que simulaba ser chino, decidió realizarlo en su actuación de la noche de un sábado del año 1918, pero en esa ocasión fue una tragedia, porque la bala le atravesó el pecho y murió al día siguiente.

Steve quiere hacer su versión, atrapando la bala con la boca.

Realiza la exhibición en el mismo recinto de tiro con un pequeño grupo de espectadores.

La bala, es marcada con las iniciales de alguien del público que brinda su colaboración y es colocada en el arma del tirador; y para demostrar que el tiro está dirigido a la boca de Steve, se coloca un vidrio entre el tirador y él.

Se oye un disparo, pero lamentablemente Steve cae herido al recibir el impacto de un vidrio en el pecho, no obstante, logra atrapar la bala marcada con la boca.

El truco salió bien, pero Steve tardó tres semanas en recuperarse.

Hacer magia tiene sus riesgos y los magos que se apasionan con su trabajo, están dispuestos a correrlos.

Malena
Fuente: History Channel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Recuerda escribir tu nombre o apodo que te identifique.
Consultas anónimas no serán respondidas.
Gracias por participar de este espacio!